La Habitación de Robby (pronto)

'El cuarto de Robby seguía la temática de la era espacial: calcomanías de planetas, cometas y lunas cubrían todas las paredes creando el efecto de que estabas flotando en el cielo negro de las profundidades del espacio. La moqueta reproducía un paisaje marciano de un detallismo impresionante, con cañones, fisuras y cráteres. Esferas fabricadas con cuentas de vidrio pendían de un asteroide centellante y amenazador que colgaba del techo encima de la cama de matrimonio art decó y su estiloso edredón. Junto con los omnipresentes pósters de Beastie Boys y Limp Bizkit, se distinguían otros de varias lunas: Ío de Júpiter, Titán de Saturno y las vastas extensiones de la luna Miranda de Urano. La habitación contaba también con una nevera pequeña, lámparas de colores chillones, un sofá de cuero y un equipo estéreo, así como una fotografía en blanco y negro de un parque de skate que ocupaba toda una pared. Había videojuegos tirados por el suelo delante del televisor de pantalla ancha, conectado con la PlayStation 2 situada entre una pila de DVD de Los Simpson y South Park. Sobre la cama descansaban, un montón de camisetas nuevas de Tommy Hilfiger. Figuras de acción japonesas atiborraban los estantes, que mayoritariamente contenían revistas de lucha y la serie completa de Harry Potter, por encima de los cuales colgaba un gran cuadro del zodíaco. Vi los restos de un té helado del Starbucks junto a la gigantesca luna traslúcida que brillaba en el ordenador: el salvapantallas de Robby.'

(Lunar Park, capítulo 7 ©B. Easton Ellis)